Habían pasado 23 años desde que nos vimos por última vez. Vive en Japón y llevamos vidas totalmente opuestas.
Pero el vínculo continúa. Ha sido genial volver a sentir esa conexión, realzada por nuestras experiencias, por nuestras ganas de contarnos, de compartir.
¡Y mira que sí hemos compartido! Desde el primer “¡Hola, cuánto tiempo!” No hemos parado.
Confianza e intimidad. Pasando por envidiar lo que no tenemos. Conexiones, magnetismos, relaciones, rutinas y placeres varios.
¡Qué complicadas son las relaciones!
El caso es que sigo siendo tan desastre con los tiempos como hace 22 años, me he liberado en muchísimos aspectos y la mente es traicionera. He aniquilado años de mi memoria, protegiendo autoestima y seguridad. He madurado en muchos aspectos y sigo perdidísima en otros. Pero en general, me gusto, y estoy muy a gusto conmigo misma.
Me ha encantado retomar el contacto. Saber que apesar de los kilómetros que nos separan seguimos contectadas, saber que iré a visitaros a Diego, a tus dos preciosos churumbeles y a ti.
Me ha revuelto mucho por dentro, pero sobre todo, me he reido a carcajada limpia. He disfrutado como cuando teníamos 14 años 🙂
¡Gracias!
El menú ha sido de lo más castizo, tortilla de patatas (poco cuajada y con cebollita):
 Jamón que ha traído Beru:
Y el helado que eran palabras mayores (pornográfico):
Gracias por leerme y.. ¡océanos de amor! ^.^

Anuncios
Ayer ya dormí fuera. Soy muy de yo me mí conmigo, y me cuesta lo de dormir fuera de casa. Pero vacaciones son vacaciones, y hay que saber disfrutarlas.
Preparé una maleta que valdría para 30 días, pero es lo bueno que tiene viajar en coche.
En avión me sale infinitamente más barato, pero no se desarrolla tanto ese sentimiento de libertad.


Comienzo en itinerario recogiendo a Rosana (@hollycocina ) en la T1 de Madrid 


El cielo está precioso (soy una flipada de las nubes, lo siento)




Paramos en Maqueda a recargar fuercitas con coca-cola y un bocata improvisado de jamón del bueno.




A la altura de Talavera, Rosana señaló que @monsieurcocotte vivía allí, paramos y nos tomamos un café (ejem, dos horas y pico de café) con él. Nos llevó a los jardines del Prado y vimos cómo los peques daban de comer a los patos.  


Si me seguís en tuiter me sabréis muy aficionada a la #proactividad Pues ahí ando, repartiendo proactividad allá donde voy 🙂 


Observen las bonitas manos del caballero, y creánme que se ruborizada con naditica que le dices, un encanto 🙂


Y así de divinamente pasamos la tarde.


Las puestas de sol en Cáceres son una maravilla, dice Rosana. Pues sí, impresionantes.


La casa de Rosana es preciosa, me enamoró la entrada. Soltamos bártulos, ducha rápida y a la plaza.




Estuvimos en un sitio acogedor, en la terraza y se me pasó el tiempo volando, charlando y comiendo cosas ricas.


De tapa nos pusieron frite:


Y pedimos:

Calamar rizado con hongos, sopa de su tints y salteado de nueces y ajetes. (No diré nada del capricho de jugar a ser Dios mezclando mar y montaña…)

Hamburguesas de rabo de toro y foie

Ligeramente secas pero ricas en general (7)

 
Lo más impresionante, la panceta ibérica con huevo de codorniz, cremoso de patata ahumada, escalonea confitada y emulsión de chistorra-pimiento. Sí, tardas más en nombrar el plato que en zampártelo. Impresionante, de verdad.

De postre, ya en casa de Rosana, nos tomamos un té y una “tacita” de leche con chocolate.


Océanos de amor… y de kilómetros 🙂
Pues bien, aquí ando de nuevo.
Esta vez os voy a contar la quedada del otro día.


El plan es de lo más apetecible, cinco tuiteras, por mayoría femenina: Marta, de Pasean2, Pilar, de Una cafetera en la Rusia comunista, Henar, de Con mapa y GPSLuisete, de Profundidad de Campo 


Con el día que hizo estuvimos en la terraza, se me olvidó hacer fotos, pero me metí dento para cotillearos. Es un sitio muy cuco, lleno de recovecos y espacios íntimos.




Los baños, indispensables en mis crónicas, estaban limpios, olían bien y son amplios. Además, me encantó cómo estaban pintados 🙂


Fototuenti en el baño de niñas


El baño de hombres
Lámpara para http://www.uberrimas.com


Y comenzamos con las fotos, molan estas comidas de blogueros, porque ninguno empezamos a comer hasta que todos hemos fotografiado el plato, porque ya conocemos los frikismos del cacharrete.

Henar flipada con la cámarita



La bebida fresquita y seductora 



Comenzamos con los aros de cebolla, ante todo originales, super crujientes, que me gusta, pero casi anulaban el sabor de la cebolla.. La salsa pse, ni fú ni fá…



Os voy a enseñar mi menú, porque Luis ya publicará su review mega pro, y Henar ya ha publicado su crónica:
Yo me pedí la hamburguesa con foie, manzana caramelizada y aceite de trufa, de 160 grs. La carne estaba rosita y jugosona, el foie un poco hecho de más (preferible que de menos) y la manzana le daba un sabor curioso y una textura sorprendente. El aceite de trufa apenas se percibía, pero casi mejor, podría matar sabores. El pan tiraba a bollito, pero no se me desmenuzó demasiado (general 7,5 sobre10)
Supusieron 5€ más que el resto de hamburguesas, pero mereció la pena como caprichito aislado.



Pedí patatas fritas, estaban un poco harinosas y tiesas.. pero ricas. (5/10)


El rey de mi comida fue el postre, impresionante galleta con helado de vainilla y chocolate fundido (9/10)


Y un chorrada que me hizo muchísima ilusión. faltó Marta, que no se lanzó a hacerlo.
Si me seguís en tuiter, conocereís mis fotos marcadas con #productividad fingirme durmiendo. Y aquí hicimos una colectiva. 


Henar


Pilar


Luis


Servidora

Lo dicho, el sitio tirando a carete, pero aún así fue una comida muy agradable, de charla dicharachera y risas a mogollón 🙂 ¡Gracias guapos!

Gobu Burguer
Principe de Vergara 56
Madrid

Aquí tenéis el post de Henar 🙂

Os os voy a contar un desayuno de princesa de los chulos, de los compartidos, divertidos y sabrosos.

El plan era desvirtualizar a Marta (@pasean2 ), del blog Pasean2. Llevaba un tiempo haciéndose la remolona, pero por fin coordinamos esa mañana y nos invitó a su casa, a dar cuenta de la maravillosa tarta de manzanas Pink Lady de Isabel Maestre.
Digo nos porque se nos unió Luis (@luisete ) de Profundidad de campo (entre otros, que el muchacho y su doñita son hiperactivos).
Lo dicho, compartimos la tartita e incluso grabamos este video 🙂

Comenzamos con cafecito:

Y por fin llego la protagonista:

Impresionate textura, sabor dulce y delicado, sin empalagar y presentación de lujo, como veis en la foto.

Luisete ya marchó a trabajar y nos quedamos nosotras solas.
Pensaba no enrollarme demasiado, no me había hecho comida, quería volver a casa y hacerme algún tupper, no quería agobiar, y mira, toda la santa mañana juntas, jeje.

Después de un rato de cháchara, nos fuimos dando un paseo al Mercado de San Antón:

Disfrutamos de la terracita,

Y sus amplios sofás. Me hubiera tirado ahí horas.

El caso es que sabía que la mañana prometía, pero superó mis espectativas ¡Gracias guapos!

Océanos de amor 🙂

Hoy estamos de estreno, nueva sección en Miotraella, se llamará Colaboratrices.
Visitas más o menos conocidas.
Hoy viene Teresa Ventana, y vamos a hacer un plato sencillo que tanto como para ensalada, como para aperitivo, resulta refrescante y ligero.
INGREDIENTES Y DESARROLLO: (No pongo cantidades porque es a ojo de buen cubero, lo que desee cada comensal).
– Lonchitas finas de calabacín crudo.


– Manzana en lonchitas, limpia de pulpa y durezas. Lo de la piel va también por gustos. En este caso se la he quitado. Con la green smith está rico, que es más ácida, pero podemos regular la acidez con zumo de limón.
Si no consumimos rápido la manzana, casi sumergimos en zumo de limón, para que no se oxide.
– Bolitas negras (sucedáneo de caviar). Aliñamos antes con aceite bueno y limón. Emulsionamos.
– Emplatamos y adornamos con las huevas. Aliñamos con aceite de nuevo, zumo de limón, y pimienta.
– Servir frío.
Ahora, las tomas falsas.. No, no bebimos, estábamos borrachas de cansineo.
Gracias por leerme.
Océanos de amor.
Querido Paul,
El jueves estuviste en Madrid, firmando tus libros.
No pude ir a verte, no pude escaparme de mis rutinas, no pude hablarte…

No pude sentarme en tus rodillas y que me susurraras:

Pensé en escribirte, no me sale nada coherente, nada que me llene.

Por suerte Juan tuvo uno de sus detalles, fue a verte y me trajo mi libro favorito, Tumbuktú, en inglés, con tu firma, y tu último retoño.

Muchas gracias Juan.

Bueno Paul, voy a leerte un poco y me voy a dormir.

Bruno tiene 6 años, es de los más altos de su clase (y está orgulloso de ello), es moreno, con el pelo siempre hecho un revoltillo, las rodillas raspadas y los zapatos sucios.
Es sábado por la mañana, el sol empieza a saludar, tímido, en el horizonte.
Ya no corre a la cama de sus padres, se acerca en silencio, les observa, desencajados, vulnerables, armoniosos.
Papá ronca, de forma tranquila, pausada, pero constante.
Mamá está preciosa.
Se mete entre los dos, despacito, donde más calor hace, se hace una bolita, y allí se siente seguro, ya nada puede pasar.

[…]

Hay ruido en el piso de abajo, se oyen susurros de cocina, platos, vasos..
Tiene que ser tio Pedro.
Planta los pies en el suelo, en calcetines.
Baja despacio, en pijama y bostezando. Le duele la cara al sonreír, pero no puede evitarlo.
Pedro ha puesto música, bajito, para no molestar a los de arriba, pero siempre creando esas islitas de intimidad de las que Bruno no es totalmente consciente, sencillamente las disfruta y se regodea en ellas con sonrisas y risas.
Ha traído pan, una hogaza grande que da ganas de abrazar, pero el hambre toma fuerza y gana la batalla.
El tio se acerca le achucha sin agobiar (mamá se pasa, papá no sabe y sería extraño si lo hiciera) y le sienta en un taburete, le planta delante una tabla, la hogaza y el cuchillo del pan.
“Vamos a cortar rebanadas” le dice, y lo hacen, Bruno guiado por las manos de Pedro, que controlan sus movimientos.
Tuestan ligeramente el pan, lo riegan con aceite y listo.
Pedro le añade pimienta, Bruno prefiere azúcar.
Y comen, y rien, y hablan…